Estás ahí

Más poemas para mi misma. Cuando vuelvo a leerlos me sonrojo. No tengo claro que alguien pueda comprender lo que estoy diciendo y a lo que me refiero. pero va.

Muerte

Cuando estás viviendo por encima de tus posibilidades temporales. El tiempo a veces se considera de descuento. Se ven las cosas de un modo distinto cuando se acerca el momento de despedirse. Eso pasa con la película Truman. Una joya muy recomendable. A mí me dio por escribir.

Domingo en Uña

Mi sitio favorito, y el suyo. Suelo venir cada semana, antes venía más a menudo. Pero me gusta tanto. Esta vez en sextillas, de seis sílabas.

Mi nombre en el tronco.

Un soneto especial, de cinco y siete sílabas.

Fue muy curiosa la sensación. Yo estaba intentando situarme en la primera fila de un grupo de personas que se encontraba observando a un funambulista.  Nos habíamos desplazado al mirador donde está la escultura del pastor de las Huesas del vasallo, para ver el espectáculo.  De pronto una persona se marchó y dejó un hueco junto al balcón de madera que protege del precipicio, y estaba ahí. Escrito con navaja, muy hundido y suavizado, mi nombre.  El nombre de una mujer que es igual al mío y que no es mío.

Libre

Las cuestiones personales son inevitables y a veces son lo único que nos importa a la hora de escribir. Eso del romanticismo nunca ha ido mucho conmigo, pero rimar me gusta.

Hipócrita

Creo que no he hecho más que otra octava real, pero esta en catorce versos es más compleja. Casi siempre con moraleja, ¡cómo no!

Por si acaso…

No me gusta desnudarme en público, y escribir esto me da vergüenza. Duele mucho, pero me dicen que puedo ir soltando bilis poco a poco.