Sin prisa

Después de enfadarme por la tranquilidad con la que mi hijo hace las cosas, no me ha quedado más remedio que escribir estas décimas.