Teatro

Un soneto para mi afición más actual y no por eso más nueva. Nuestros profesores dicen que no hay que decir nunca ¡Qué difícil! si no ¡qué apasionante!, de modo que con esos mimbres he armado este soneto.

Hasta el infinito y más allá (raíles)

Aprender cosas nuevas cada día es como una necesidad que me permite tener temas para componer y juntar palabras que suenen a poesía. En este caso descubrí que la anchura de las vías del tren está ligada a la época de los romanos, cuando los caminos que se trazaban debían tener, al menos, el ancho correspondiente al culo de dos caballerías para que los carros se movieran con facilidad.

Nubes

Cada día el cielo se llena de nubes que cambian la decoración de mi calle. Ver el decorado cada día es una de mis aficiones y hago miles de fotos al cielo. Sucede que algunas veces el cielo es espectacular, pero otras es muy pesado. Este poema está dedicado a ellas.

Recién pasado

Reflexionando sobre lo rápida que pasa la vida he pensado estos tercetos encadenados. Cuando se tiene un objetivo a largo plazo y llega el momento, y pasa, es como el taponazo de la botella de champán. Luego el recuerdo sustituye a la ilusión de lo conseguido.

Amor 21220

Otra vez el tema del Aula Poética de febrero es el amor. El año pasado la fecha era distinta, claro, por eso he decidido ponerle también el dato en esta ocasión. Aunque el poema está escrito en octosílabos no tiene una rima académica, y lo he dejado tal y como me ha ido surgiendo. Quizá es más fresco así.

Ángel, altruista

En marzo el Aula Poética hará un homenaje a Ángel Aguilar, un conquense aficionado a la fotografía y al vídeo que no falta a casi ninguno de los eventos que se hacen en Cuenca, ya sean presentaciones de libros, pregones, bailes o procesiones. Todo lo graba y lo sube a You Tube. Si quieres conocer alguno de estos actos solo tienes que buscarlo en su canal. Y lo hace porque sí, sin pedir nada a cambio. Yo le he dedicado este soneto con el acróstico del título, Ángel, altruista.