Conviene que sepas…

Dedicado a mi querido Luis, que me dejó hace ya tres años y no pasa un solo instante en que no lo tenga en mi pensamiento. ¡Como te quise!

Universo

Este romance lo dediqué a mi amigo José María Sánchez, astrónomo del Museo de las Ciencias de Castilla la Mancha. Una de las personas más trabajadoras e inteligentes que conozco. Gracias a él, Cuenca ha sido reconocida como una de las provincias con mejores cielos para la observación astronómica. Dio la casualidad que mientras yo estaba componiéndolo, nacía su segundo hijo, cosas del Universo.