Rosa

Un divertimento de cuatro sílabas y un apretujado concepto, la rosa.

Despacho

En esta habitación, donde me refugio cada tarde, me siento arropada por todas las «cosas» que me rodean. Anteayer no pude evitar escribirle estas sextillas.

Sextilla del sábado

Todos los fines de semana subo a Uña, la carretera es estrecha y con muchas curvas pero allí lo paso muy bien. Paseo y disfruto del olor del río y la luz fresca de la mañana.

Sucio sexo en el monte

Estas palabras para esa gente que tiene coche, se mete por un camino, se camufla y se dedica a menesteres sexuales que no son ningún problema en si mismo, pero que se convierte en un asco cuando se dejan esparcidos los restos del asunto por todas partes. Luego vuelven otro día y, como está sucio, se alejan un poco más. Y siguen dejando restos, de manera que el monte parece un basurero.