Rodolfo

Me acabo de comprar un peluche-marioneta de mano, que es una joya. Es un murciélago al que he llamado Rodolfo. Le he escrito este poema en tercetos octosílabos y espero aprender pronto a manejarlo para poder leerlo con él. De momento aquí va un adelanto.